www.travelmagazine.es

Las plazas más bonitas de España


  • Pedraza


  • Almagro, Ciudad Real


  • Plaza de Chinchón


  • Trujillo Caceres


  • In Vic Catalonia


  • Aínsa. Huesca


  • Garrovillas de Alconetar Caceres


  • Peñafiel Valladolid


  • Hondarribia


  • El Toboso Toledo


  • Plaza del Obradoiro


  • Plaza de España Sevilla


  • Plaza Mayor Madrid


  • Plaza Mayor Caceres


  • Plaza de la Corredera Cordoba


  • Plaza Mayor de Siguenza

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

En las plazas se toma el pulso de los lugares

Allí se reúnen los vecinos para hablar, discutir, pasear o comprar. Ha pasado siempre: durante la Edad Media, en las plazas se situaba el mercado y en sus balcones se asomaban las cabezas más ilustres de cada época, junto a los edificios de poder. Hemos reunido algunas de las plazas más bonitas de España, para tomarle bien el pulso al encanto del país. ¿Añadiríais alguna más?

1. La plaza de Pedraza (Segovia)

La plaza de Pedraza es hermosa y desde hace unos años más conocida: los dos primeros sábados de julio se organiza el Concierto de las Velas. Un espectáculo estival que reúne 35.000 velas encendidas en la Plaza Mayor, y medieval, de Pedraza. Es una plaza porticada, como tantas otras, coronada por la iglesia de San Juan Bautista (s. XIII). La única puerta de entrada era la antigua cárcel. Auténtico.

2. La plaza de Almagro (Ciudad Real)

La plaza de Pedraza es hermosa y desde hace unos años más conocida: los dos primeros sábados de julio se organiza el Concierto de las Velas. Un espectáculo estival que reúne 35.000 velas encendidas en la Plaza Mayor, y medieval, de Pedraza. Es una plaza porticada, como tantas otras, coronada por la iglesia de San Juan Bautista (s. XIII). La única puerta de entrada era la antigua cárcel. Auténtico.

Alfonso X el Sabio convocó las Cortes castellanas en 1273 en Almagro. Pero la plaza de Almagro hoy no es como la pasé el egregio monarca. En el s. XVI, unos banqueros suizos (los Fugger) recibieron de Carlos V algunos privilegios (contraprestación del apoyo económico recibido) como las minas de Almadén. Su riqueza llevó a Almagro nuevos edificios, galerías acristaladas, fachadas ennoblecidas. En 1967, tras la restauración, la nobleza de Almagro fue restituida.

3. La plaza de Chinchón (Madrid)

Los entendidos señalan que la Plaza de Chinchón es una plaza medieval de libro. Rodean la plaza edificios de tres plantas, soportados por galería, sobre las que se asoman 234 balcones de madera (los “claros”). Aquí se han celebrado fiestas, proclamaciones, obras de teatro, juegos, actos religiosos, políticos, militares. Sobresale la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, levantada en 1534 y rematada por los maestros que trabajaron en El Escorial.

4. La Plaza Mayor de Trujillo (Cáceres)

Vigila celosamente la Plaza Mayor de Trujillo la estatua ecuestre de Francisco Pizarro, uno de los conquistadores del imperio Inca en Perú. La plaza de Trujillo reúne un periodo intenso de la historia del país: las casas con soportales del s. XIV y los edificios palaciegos, señoriales del Renacimiento en el s. XVI. Los conquistadores volvieron de América con riqueza suficiente para ostentar su riqueza y su eleva clase social. No hay tantos lugares donde se vea tanto en tan poco espacio.

5. Plaza Mayor de Vic (Barcelona)

La vida medieval de Vic se desarrolló entre el Castillo (propiedad de los Montcada), la catedral (jurisdicción del Obispo) y la plaza del Mercado, de la gente. Tanto entonces como hoy, la vida de la plaza es agitada, tumultuosa. Aquí se contempla gran parte de la vida social y cultural: en un espacio enorme, cuadrado y flanqueado por casas nobles.

6. La Plaza Mayor de Aínsa (Huesca)

Es una plaza de altura, en los Pirineos aragoneses. La plaza de Aínsa se eleva sobre la conjunción de los ríos Ara y Cinca, sobre un montículo. Basta quedarse con dos calles, paralelas: la Calle Mayor y la Calle Santa Cruz. Medieval, con encanto, bonito, empedrado y con soportales, el centro de Aínsa es Conjunto Histórico Artístico. La plaza se abre al castillo y resguarda el edificio del ayuntamiento. Parte del municipio de Aínsa se integra en el Parque Natural de los Cañones de Guara.

7. Plaza Mayor de Garrovillas de Alconétar (Cáceres)

Hoy es un lugar tranquilo, pero Garrovillas de Alconétar fue cabeza de condado y dio cobijo a más de 7.000 habitantes en el s.XVI. Hoy viven cerca de 2.000 vecinos y contemplan la grandeza histórica con pasividad rutinaria y orgullosa. Edificios clasicistas, arcos góticos y dos plantas sobre columnas blancas que reflejan el sol del mediodía. Es Monumento Histórico Artístico Nacional y ahí está, tan sola y poco reconocida.

8. Plaza de Graus (Huesca)

La Plaza Mayor de Graus es un espectáculo. De verdad: de colores, de ambiente, de sabores. Ha sido musa de artistas, como el pintor Ignacio de Zuloaga y es el lugar donde se representa la Mojiganga (sátira que resume la actualidad del año vigente) y el baile de las Espadas y las Cintas. En el Pueblo Español de Barcelona hay una reproducción del ayuntamiento de Graus, que representa el Renacimiento de Aragón y preside la plaza.

9. Plaza Mayor de Peñafiel (Valladolid)

Esta plaza se construyó para celebrar justas y torneos medievales. Se dice que es una de las primeras plazas mayores de España, aunque no tiene ni iglesia ni ayuntamiento presidiendo el espacio. Eso es raro. La Plaza Mayor de Peñafiel se conoce también como “coso”, tiene 48 edificios y los balcones son madera con formas geométricas. Al fondo, en la cima, el castillo alado.

10. Arma Plaza (Hondarribia, Guipúzcoa)

Esto es hermoso. Es la Arma Plaza de Hondarribia. Los soldados bajaban del castillo hasta este espacio para ejercitarse, en pleno centro y con vistas a la bahía. Organiza su mercado medievales con banderines, paja y colores en las fachadas. Un viaje en el tiempo a una villa acorazada y de pescadores.

11. La plaza de El Toboso (Toledo)

Ahí tenéis al hombre más universal de las letras españolas postrado ante Dulcinea, en El Toboso. El Toboso es un municipio de Toledo y es reconocida fuera de nuestras fronteras por ser la patria chica del amor del español más famoso: Don Quijote. Se dice que el nombre deriva de “tobas”, unos cardos que abundan en la zona. En el Toboso el viajero encuentra un trazado tradicional: casas con patios cuadrados, dinteles, corredores de madera y columnas. El encanto manchego y literario en un espacio brevísimo como la plaza de El Toboso.

12. Plaza del Obradoiro (Santiago de Compostela)

¿Hay en España una plaza más famosa que la del Obradoiro? Es el fin del peregrinaje a Santiago de Compostela. La meta. El alivio. Su imponente catedral simboliza, para el peregrino exhausto, una suerte de resguardo. Cuando llegué a la plaza del Obradoirio yo sentí alivio y el recinto pareció multiplicarse.

No es solo lo que se ve, que es hermoso, sino lo que se siente después de la aventura. Es el espacio donde se distribuyeron los obreros que levantaron la catedral a lo largo de 700 años. Es el centro monumental de Santiago y reúne el Hostal de los Reyes Católicos (parador nacional), el Palacio de Rajoy (sede del ayuntamiento) y la catedral, claro.

13. Plaza España de Sevilla

Es tan bonita y excepcional que la plaza España de Sevilla apareció como escenario en la película de La Guerra de las Galaxias, el ataque de los clones. Se construyó en 1929 para la Exposición Iberoamericana y la diseñó Aníbal González, arquitecto local. Está repleta de símbolos, además de colores: el edificio mira al Guadalquivir, desde donde se emprendía camino a América y la forma parece ser el abrazo de una metrópolis hacia sus colonias.

No hay beso que no quede bien en la Plaza España. También se rodaron en la Plaza España de Sevilla películas como Lawrence de Araba o El viento y el león.

14. Plaza Mayor de Madrid

No se puede evitar: “¿relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor?“. La Plaza Mayor de Madrid tiene fama cafetera, pero es injusta. Un camamero me dijo que los viajeros han dejado de pedir unas tapas, con un buen jamón, para beberse la gracia en botella. En cualquier caso, las circunstancias no han eliminado ni un ápice el encanto de la Plaza Mayor de la capital.

Fue el emplazamiento del mercado principal en el siglo XVI, un cruce de ideas y mercancías entre las calles de Toledo y Atocha, a las afueras de la antigua villa. La remodelación de la plaza mayor comienza en 1580, cuando Felipe II traslada la corte a Madrid, y concluye en 1617, en el reinado de Felipe III. Dos siglos más tarde, se erigió la estatua ecuestre de Felipe III en el centro de la plaza a propósito de la reconstrucción necesaria tras el último incendio (sufrió tres desde su origen). Hay tanta historia aquí que la mejor idea es recorrerla con un guía.

15. Plaza Mayor de Cáceres

Cáceres es una ciudad monumental. Plaza Mayor, además de ser un barrio, es el centro histórico de la villa. La plaza se construyó en una explanada alejada del centro en el siglo XIV. Como en otras ocasiones, terminó por convertirse en el centro de la vida social y comercial y fue el lugar más destacado de cuantas celebraciones se organizasen.

La Plaza Mayor de Cáceres conserva soportales del siglo XVI, sobre los que se elevaron viviendas y algunos recintos institucionales, como el ayuntamiento. La última gran remodelación se hizo en 2011.

16. Plaza de la Corredera (Córdoba)

La Plaza de la Corredera es la única en toda Andalucía con forma cuadrangular. Pero no es tanto su forma, como su color lo que llama la atención. El Arco Alto y el Arco Bajo son las únicas vías de entrada y salida.

Se levantó en el siglo XVII y aunque funcionó como sede del ayuntamiento y la cárcel, el uso más curioso se lo dió el empresario José Sánchez Peña en el siglo XIX, quien instaló máquinas de vapor para arrancar una fábrica de sombreros. Los obreros vivieron encima de la fábrica, ubicada en uno de los edificios. Su nombre deriva de las corridas de toros que se celebraron en este espacio.

En 1959, se derribó el mercado de la plaza y se encontraron por sorpresa mosaicos romanos (están expuestos en el Alcázar de los Reyes Cristianos).

17. La Plaza Mayor de Sigüenza

La Plaza Mayor de Sigüenza es hermosa. Sigüenza está en el norte de Guadalara, un centro de control del paso entre el alto Henares y los valles de los ríos Dulce y Salado. La Plaza Mayor se construyó en el siglo XVI, cuando el cardenal Mendoza decidió derribar parte de la muralla para crear un nuevo espacio diáfano frente a la Catedral, con el objetivo de celebrar espectáculos y el mercado semanal y distribuir las casas nobles en el centro de la villa. Atraídos por las Jornadas Medievales, llegan cerca de 30.000 personas cada año a mediados de julio: más de 120 puestos de mercado llenan las calles y plazas del recorrido medieval de la ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Travel Magazine
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.