www.travelmagazine.es
Una receta veraniega 'a la mallorquina' para ver literalmente las estrellas
Ampliar

Una receta veraniega 'a la mallorquina' para ver literalmente las estrellas

Escucha la noticia

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

Comer en Palma es sinónimo de degustar su esencia gastronómica, basada en siglos de historia, autenticidad y sabores de origen con carácter propio. Un gran atractivo que cautiva a locales y visitantes que sitúa a la gastronomía palmesana en un mar de sofisticación y tradición de la mano de los mejores chefs del mundo.
Además, la capital balear puede presumir de contar con más de un millar de restaurantes y una amplia oferta de cocinas de todo el mundo. Un destino muy vinculado a las vanguardias gastronómicas que ha sido elegido por grandes chefs reconocidos internacionalmente para ofrecer en sus restaurantes las recetas más innovadoras y creativas. Recetas preparadas con los más exquisitos frutos que ofrece la naturaleza y que en los meses de verano llegan con refrescantes y saludables propuestas, perfectas aliadas para vestir de gala cualquier menú.

Esencia mediterránea con estrella Michelin en Palma

Chefs como el británico Marc Fosh elevan al máximo nivel la calidad culinaria de la capital balear con propuestas que invitan a volver a la ciudad para seguir disfrutando de sus delicias gastronómicas. Un cocinero que hace una oda a los productos y a la cocina local sin demasiados artificios dejando fluir los sabores por sí mismos. Para preparar sus menús se basa en la simple filosofía de que la comida sabe mejor cuando se elabora con ingredientes kilómetro 0 y de temporada -muchos de los cuales crecen en su propia granja-, comprendiendo y respetando la esencia de los ingredientes para hacer aún mejor su sabor al cocinarlo.

LA RECETA DE VERANO DE MARC FOSH

Sopa fría de almendras tiernas y aceite de oliva con sardinas marinadas y cerezas

Ingredientes (para 6 personas):

12 filetes de sardinas (limpios y sin espinas), 200 ml de sal marina, 200 ml de azúcar, 200 ml de aceite de oliva y 12 cerezas frescas cortadas por la mitad.

Para la sopa fría de almendras:

250 g de almendras tiernas peladas, 2 dientes de ajo pelados, 800 ml de leche, 150 ml de agua, 150 ml de aceite de oliva, 2 cucharas de vinagre de Jerez, 50 g de pan blanco sin corteza, sal y pimienta.

Elaboración:

Sopa fría de almendras:

Colocar las almendras, el pan blanco y los dientes de ajo en un cazo. Cubrirlos con la leche y el agua y cocerlos por un espacio de 30-40 minutos a fuego lento. Triturar las almendras con el agua y la leche. Cuando esté bien triturado montar con el aceite de oliva y sazonar con el vinagre, la sal y la pimienta. A continuación añadir la leche necesaria para que quede con una textura cremosa y que la sopa resultante esté más líquida. Pasar por un colador chino fino y enfriarlo bien en el frigorífico.

Sardinas marinadas:

Mezclar bien la sal y el azúcar. Limpiar las sardinas y quitarles cabeza, vísceras y espinas. Colocar las sardinas en un recipiente y cubrirlas con la sal y el azúcar. Dejar marinar en el frigorífico durante 2 horas. Lavarlas bien en agua fría, cortarlas por la mitad colocarlas en un recipiente con el aceite de oliva en el frigorífico.

Acabado y presentación:

Cubrir la base del plato con la sopa fría de almendras y colocar trozos de sardina cortados sobre la base del ajo blanco. Añadir las cerezas cortadas y acompañar con unas gotas de aceite de oliva para terminar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios